domingo, 8 de mayo de 2011

Estad siempre gozosos.

Nadie quiere estar con una persona que está siempre enojada o hablando entre dientes, o quejándose de todo y de todos. Pero, con una persona alegre todos queremos estar.

La escritura nos enseña por medio del apóstol Pablo cuando les escribió a los Tesalonicenses: "Estad siempre gozosos". Los que tenemos a Dios tenemos y debemos estar siempre alegres, pues tener a Dios es lo más grande y lo mejor que podemos tener en ésta vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada